Test Kenda Small Block 8 2,1 29er por Luis Lumbreras

La Kenda Small Block 8 es una cubierta que ya había probado anteriormente sobre bicis de 26 pulgadas en 1,95, de hecho es una de mis cubiertas favoritas para pedalear por mi zona, el bajo perfil de su taqueado unido a un buen agarre lateral en terreno seco, o húmedo y compacto hace que esta cubierta sea la cubierta ideal para disfrutar de muchos de mis caminos preferidos, singletracks revirados acompañados de continuos toboganes que no te dejan parar un segundo mientras que tu corazón bombea sangre a mil pulsaciones por segundo, sin embargo apenas te da tiempo a ser consciente de ello las curvas se enlazan una con otra y tu cabeza no puede dejar de buscar trazadas, seguro que a más de uno le es familiar esta sensación.

Test Kenda Small Block 8 2,1 29er por Luis Lumbreras

Test Kenda Small Block 8 2,1 29er por Luis Lumbreras

Con esta simpatía hacia este modelo no podía controlar mi nerviosismo para montar estas cubiertas en mi bici de 29, aunque gracias a Valwind Cycles y su velocidad en los envíos fue cuestión de tan solo un día, si ya no me quedaban uñas en los dedos, fue un acierto hacerlo a través de Jorge, de lo contrario hubiera acabado mutilándome miembros por la impaciencia.

 

Llegan las cubiertas, y tras cogerlo me quedo sorprendido, ¡pesan casi como unas cubiertas de 26! Acudimos a la báscula de la verdad y nos lo confirma 553 gramos, no está nada mal para unas cubiertas de 29 en 2,1. Las monto sobre las llantas y como siempre en Kenda talonan perfectamente, echamos el líquido sellante, aunque este modelo oficialmente no es el compatible con líquido sellante he de decir que el peso extra que comporta esa compatibilidad por mi experiencia es un sobrepeso innecesario, nunca he tenido problema con el líquido sellante que uso siempre (X-Sauce) aunque me consta que tampoco hay problema con ningún otro sellante, seguramente el uso de la carcasa CAP es la clave por la que esto es así.

Test Kenda Small Block 8 2,1 29er por Luis Lumbreras

Test Kenda Small Block 8 2,1 29er por Luis Lumbreras

 

Ya están montadas y tanto royo teórico me aburre un poco así nos lanzamos al monte sin pensar mucho en que se estaba cayendo el cielo abajo en forma de lluvia, ¡Que manera de llover! Pero bueno, aunque sea un ratito, pienso, vamos a probar cómo va esto, el sentido común me aconseja hacer un pequeño bucle, apenas 5 km, donde suelo probar cualquier cambio o ajuste que haya hecho en la bici, es una pista ancha que sube hacia un canchal y desde donde desciende casi paralelo otro camino: un pequeña trialera que comparte curso con un cauce de un río seco.

 

Comienzo a pedalear y enseguida me doy cuenta de lo cómodo que se rueda con unas cubiertas que desde un primer momento me son conocidas, pero vamos a ver cuanto de familiar ese ese tacto: el suelo está cubierto por una película de agua, así que la adherencia seguro que se tiene que ver comprometida, me levanto y apretando los dientes con todas mis fuerzas comienzo a acelerar como si estuviera a punto de vencer al sprint una etapa del tour, ¿será cosa de las 29, o juraría que el agarre es aún mejor que en las de 1,95? Llegamos arriba y comenzamos a bajar por cauce… Que ha dejado de ser un cauce seco para ser el cauce de un arroyo, inundando con agua turbia las trazadas. Me digo a mí mismo “tratemos de ir de memoria”, algo que por supuesto no en todos los pasos funciona, acabando en más de un arenero del que salgo con estabilidad algo que me sorprende un poco, pero el ancho extra de la cubierta, con un balón generoso sin duda ayuda mucho en ello. Sin embargo el agua turbia más de una vez me traicionó llevándome al límite de tragarme más de una roca de las cuales me salvó gracias a una retención mayor de la que esperarías de unas cubiertas de estas características.

 

La verdad es que apenas han sido algo menos de 15 minutos de enlace y estoy totalmente acelerado, es uno de esos días que quieres más y más, y llegando a casa, creyendo que esta vez el sentido común había vencida al vicio, me encuentro con un buen amigo que ha decidido salir a empaparse del mismo modo que yo acabo de hacer, le saludo paramos unos segundos a conversar, queda sorprendido del aparentemente escaso taqueado, te sorprendería lo bien que van le respondo desafiante, aunque mi ángel bueno se echa las manos a la cabeza, “¡menuda pulmonía vas a pillar chalao!” así sin comerlo ni beberlo comenzamos a pedalear rumbo a una primera trialera a ritmo “de carrera”, no sé si por el calentón del “rutus interruptus” o verdaderamente para demostrar a mi amigo lo buenas que son esas cubiertas, nos dirigimos primero a una trialera bastante sencilla, realmente solo tiene un par de pasos complicados en los que o llevas unas cubiertas con un buen agarre lateral o frenas… Bueno hay otra opción acabar empotrado contra un arbol, un bloque de granito o una tapia, pero no suelo contemplar la opción de acabar como un sello, sin embargo, mi confianza con las Small Block es cíega, además el suelo está mojado, seguro que agarra bien, apenas toco freno, tiro del taqueado lateral y sonrío mientras escucho chirriar los frenos de mi amigo, sin duda el compuesto Stick-E del taqueado lateral, el mismo que se usa en los neumáticos de descenso de Kenda con una dureza Shore de 60 A hacen que el agarre lateral compense el menor tamaño del taqueado.

 

Una vez acabada la trialera seguimos una veintena de kilómetros de toboganes en continuo zig zag, en los que atravesamos algún que otro Arroyo y charco con algo de barro, algo que me permite darme cuenta de que con barro moderado esta cubierta desaloja el barro mejor que las cubiertas de mi amigo, punto para las Kenda.

 

Pasan los días y voy descubriendo mejor y mejor las Small Block 29 2.1 en parte por el tipo de rueda y en parte por el mayor balón, es una cubierta con diferente respuesta, o al menos diferencias menos sutiles de las que cabría esperar sobre el mismo modelo de cubierta que la Kenda Small Block 26 1,95, quizá no sean las cubiertas perfectas para un todo uso, pero al menos para mí son las cubiertas perfectas para mis recorridos favoritos, para terrenos rápidos, para competiciones en seco o incluso pruebas con barro moderado, también son una opción válida si quieres que tu MTB tenga algo de bici híbrida y no quieres que el taqueado de las cubiertas te lastre por carretera o ciudad, su taqueado moderado .

y nada mejor que acabar una ruta con unas relajantes horas de pesca

Luis Lumbreras "Luiggi"

Luis Lumbreras “Luiggi”

 

Disponibles en nuestra tienda al increíble precio de 25 euros y con una cámara de regalo AQUI 

 

Luis Lumbreras "Luiggi" (17 Posts)

Mi Test Dummy, mi guía espiritual, mi Sensei, mi Kitsune, mi amigo.... Dicen las malas lenguas que ha cambiado sus huesos por tubos de carbono y que lleva atornilladas las calas directamente al pié.


Deja tu comentario...

Deja tu comentario...